26 de febrero de 2017

Cuidado con la carne de cerdo cruda

La carne de cerdo cruda puede hacer que el gato se infecte con la enfermedad de Aujeszky. Esta enfermedad vírica es letal y no hay tratamiento. Es causada por el Suid herpesvirus 1 (SuHV1). Los animales infectados mueren tras un periodo de incubación de dos a ocho días, a veces incluso en el plazo de doce horas. Dado que la enfermedad de Aujeszky se parece a la rabia, se denomina también falsa rabia (pseudorrabia). 

El virus se elimina en la saliva y las secreciones nasales de cerdos infectados por vía respiratoria. También puede ocurrir aerosolización del virus y la transmisión por fómites. El virus puede sobrevivir potencialmente durante siete horas en aire húmedo, y puede sobrevivir en el agua de pozo hasta siete horas, en el césped verde, el suelo y las heces durante un máximo de dos días, en los alimentos contaminados por hasta tres días, y en lecho de paja por un máximo de cuatro días


Los gatos también pueden entrar en contacto con la enfermedad a través de despojos de carne y por ratones y ratas infectados con el virus. Los que más riesgos corren son, en primer lugar, los gatos que viven en el campo. En teoría existe una vacuna, pero no se suele administrar, ya que los riesgos de contraer la enfermedad quedan totalmente descartados si no se da carne cruda de cerdo a nuestros gatos. El ser humano también puede infectarse por el consumo de carne infectada, pero los síntomas que muestra son muy leves. De gatos a personas no hay riesgo de infección.

22 de febrero de 2017

El Rei dels Gats (Leyenda catalana)

Existe una historia, en tierras catalanas, relacionada con los gatos y, más concretamente, con el primer gat (primer gato) y el Rei dels Gats (Rey de los Gatos):

Rei dels Gats
En la actualidad, los gatos no tienen ningún rey; sin embargo, cuenta la leyenda, que cuando el primer gato, que era el rey de todos gatos, estaba a punto de morir, escribió un testamento indicando quién habría de ser su sucesor... y para mayor seguridad, escondió el testamento dentro de un cascabel, y, según quién cuente la historia, este cascabel, a su vez, fue escondido dentro de una coca (una especie de torta tradicional catalana, aplanada, de forma, generalmente, ovalada).

El caso es que el monarca gatuno finalmente murió y, cuando sus felinos súbditos buscaron el testamento, no encontraron en parte alguna ni testamento, ni cascabel, ni, si es el caso de según quién cuente la historia, coca alguna... Y, desde aquel aciago día, el pueblo de los gatos no ha cesado en su empeño de hallar el desaparecido testamento, con la intención de poder nombrar al sucesor del primer gato, el Rey de los Gatos.

Y de aquí surge la costumbre que tienen los gatos de, antes de ponerse a comer, sacudir con su boca aquello que cogen entre sus dientes, de aquí para allá, con el fin de ver si allí suena el cascabel que guarda el testamento de su felino “abuelo”, que nombrará a su nuevo rey, no fuera el caso que se lo comieran por accidente y éste se perdiera para siempre. Y de ahí viene, también, el hecho de que, en Cataluña, los gatos siempre estén al acecho de las coques. Y veréis que, efectivamente si logran agarrar alguna, teniéndola atrapada bien fuerte con los dientes, tal y como ya se ha dicho que hacen con su comida, la sacuden de aquí para allá, para ver si suena el famoso cascabel del Rei dels Gats.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript!