6 de agosto de 2012

Los gatos del Parque Kennedy de Miraflores

En el Parque Kennedy de Miraflores, Perú, existen más de cien gatos que viven ahí. Todo empezó hace 20 años cuando las autoridades introdujeron una pareja de gatos para terminar con los roedores pero no estaban esterilizados. Claro que empezaron a procrear y multiplicarse. Pero también su número creció porque muchas personas abandonan a sus mascotas cuando ya no las quieren, Aunque hay una multa para quien lo haga no ha servido de mucho.

A pesar de que hay asociaciones que alimentan, esterilizan y mantienen en buen estado de salud a los gatos, hay vecinos que se molestan con su presencia, alegando que son foco de enfermedades y malos olores. Ha habido casos de envenenamiento, para evitarlo hay personas que se turnan día y noche para vigilar que no los asesinen.

Hay campaña permanente de adopción pero el número de gatos no disminuye porque como mencioné anteriormente hay personas que los siguen abandonando.

Entre las personas que se oponen a la presencia de los gatos está Alfonso Berrade, párroco de la Iglesia Virgen Milagrosa:

Dice que ningún centavo ni alimento para los gatos habiendo tantos ancianos y niños mal alimentados. Seguramente él deja de enviar dinero al Vaticano para ayudar a esos ancianos y niños. También dice que no deja que gatos entren a "su casa". Creo que prefiere que proliferen las ratas. En lugar de ser parte del problema debería ser de la solución: ¿Por qué no en sus misas hace un llamado para que las personas no abandonen a los gatos y los que puedan adopten a uno?

Ahora, éste caso ya se está internacionalizando, incluso hay turistas que visitan Miraflores solo para ver a los gatos. Entonces ¿por qué no sacar provecho de ésta situación donde todos salgan ganando? Se puede acondicionar el parque como una especie de Santuario para los gatos, tener vigilancia para evitar su abandono y continuar con la campaña de adopción. Donde hay turismo hay derrama de dinero, sería fuente de empleo para los vecinos. Incluso el párroco tendría más visitas a su iglesia y por lo mismo aumento en las limosnas, así tendría dinero para ayudar a los niños y ancianos y por supuesto cubrir la cuota que le exige El Vaticano.

¿Es una propuesta tonta? Para nada, en Rusia hicieron algo muy parecido con los gatos del Museo Hermitage. Todos resultaron beneficiados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript!