¿Qué necesitas?

Cargando...

lunes, 4 de marzo de 2013

Aparato locomotor

El aparato locomotor está constituído por el esqueleto, las articulaciones y los músculos, que hacen que las piezas óseas se muevan unas con respecto a otras.

Esqueleto y huesos:
El tejido ósea (tejido conjuntivo cuya sustancia fundamental está calcificada) tiene una función de sostén, dado que constituye la casi totalidad del esqueleto, y una función de protección,particularmente del sistema nervioso central y de los órganos torácicos. Por otra parte, participa en la regulación del metabolismo fosfocálcico. Además, en el interior de los huesos se encuentra la médula ósea, que origina las células sanguíneas. 

El esqueleto del gato comprende entre 279 y 282 huesos, los cuales son generalmente alargados y delgados, pero de gran resistencia.


Articulaciones:
Flexibilidad y amplitud de movimientos excepcionales. Las patas pueden efectuar una rotación completa sin riesgo de dislocación. Esqueleto muy flexible, con una cola que puede adoptar cualquier posición.

Músculos:
Organos activos del movimiento: Son contráctiles, es decir, capaces de acortarse temporalmente bajo la influencia de un estímulo. De esta manera, pueden movilizar los elementos anatómicos de los huesos sobre los que están insertados. Además, son elásticos y provistos de tonicidad; contribuyen a dar al gato su conformación y sus actitudes características.