25 de marzo de 2013

Musculatura y desplazamiento

Al igual que todos los felinos, el gato es carnívoro. Su dieta es más estrictamente carnívora que la del perro. Para cazar sus presas, el gato es capaz de movilizar sus 279 huesos y 30 dientes con fuerza, velocidad y precisión. Ha desarrollado una musculatura muy potente, que se apoya sobre un esqueleto bien adaptado al salto, a la escalada y al combate.
Photo credit: Alvimann from morguefile.com
El gato desarrolla una fuerza considerable con respecto a su peso, en un lapso muy breve. En cambio, no puede mantener este esfuerzo durante demasiado tiempo dado que, como todos los felinos, el gato tiene poca resistencia.

De un salto, puede alcanzar alturas impresionantes con respecto a su talla y, ayudándose de las uñas, puede trepar a lo largo de un tronco vertical. Sin embargo, el camino contrario le plantea una dificultad que a veces no puede vencer. Por ejemplo, un gato asustado que ha trepado a la copa de un árbol puede ser totalmente incapaz de descender.

La coordinación de la contracción de los diferentes grupos musculares es una condición importante del éxito de un combate. En el gato, esta orquestación llevada a cabo por el cerebro y cerebelo es muy efizac, y permite movimientos de gran precisión, incluso a alta velocidad, y cambios rápidos de dirección de un movimiento.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript!