¿Qué necesitas?

Cargando...

miércoles, 10 de abril de 2013

Intoxicación en gatos

Los gatos se pueden intoxicar de muchas maneras, la más sencilla es ingiriendo alguna sustancia tóxica ya sea comiéndola directamente o por medio de una presa envenenada. También puede ingerir tóxicos al limpiar su pelaje (mucho cuidado con los productos antipulgas, leer muy bien las instrucciones). Algunas toxinas pueden incluso absorberse por medio de la piel sin necesidad de que los ingieran. Algunos otros pueden anhalarse.

Tóxicos más comunes:
Muchas veces no podemos saber qué intoxicó a nuestra mascota, sin embargo, hay muchas cosas en casa que son potencialmente tóxicas para los gatos:
  • Cloro, cremas limpiadoras, desodorantes, desinfectantes, cremas para lustrar madera y metales.
  • Medicamentos humanos como laxantes, antidepresivos, medicamentos contra el dolor (ibuprofeno, paracetamol, ácido acetilsalicílico, naproxeno, etc).
  • Productos para automóviles como anticongelantes, líquido para frenos, petróleo, gasolina.
  • Productos de belleza como tintes para el cabello, esmalte de uñas, acetona, protector solar.
  • Materiales para decoración como pintura, removedor de pintura, barniz para madera, etc.
  • Químicos para fotografía, grasa para zapatos.
  • Insecticidas, molusquicidas, funguicidas, raticidas. La intoxicación con estos productos es la más común ya que las presas pueden estar previamente intoxicadas.


Síntomas de un gato intoxicado:
Son muy variados y dependerán del tipo de compuesto que lo esté afectando. Pueden ser:
  • Vómito, diarrea.
  • Temblores, descoordinación, convulsiones, excitación, coma.
  • Tos, estornudos, dificultad respiratoria.
  • Mucosas amarillas.
  • Aumento en el consumo de agua, inapetencia, pérdida de peso.
Algunas toxinas actúan sobre más de un sistema corporal, así que puede haber signos combinados.

¿Qué hacer?
Si observas a tu gato en un estado anormal y sospechas que pudo haber tenido acceso a alguna sustancia tóxica, llévalo de inmediato al veterinario, si te es posible háblale antes para que cuando llegues con el gato ya tenga todo listo para tratarlo.

Si el tóxico se encuentra sobre su pelaje no basta con limpiarlo ya que pudo haber sido absorvido por la piel. Tampoco provoques el vómito.