12 de abril de 2013

Panleucopenia Felina

La Panleucopenia Felina es una infección causada por un parvovirus con altos índices de mortalidad. En ocasiones puede controlarse con un tratamiento de soporte, pero la mayoría de las veces causa la muerte a pesar de que se le dé una terapia adecuada. Son más susceptibles los gatos menores de un año de edad.

Photo credit: Alvimann from morguefile.com
A la Panleucopenia Felina también se le conoce como moquillo felino, pero es mejor no llamarla de esta forma porque se presta a confuciones. Muchas personas pueden pensar que los perros contagian a los gatos, siendo que el virus del moquillo y la enfermedd que éste produce en los caninos es completamente diferente y nada tiene que ver con la Panleucopenia Felina.

Sintomas:
Si tu gato presenta vómitos acompañados de diarrea con sangre, la posibilidad de una infección por Panleucopenia está presente. Sin embargo, este tipo de infección es muy severo y casi siempre se acompaña de fiebres altas de 40º C o más, depresión marcada y deshidratación severa.

La deshidratación se detecta porque la piel  pierde elasticidad, las mucosas se observan pálidas y secas y los ojos se hunden en sus órbitas. Los gatos enfermos generalmente manifiestan mucho dolor abdominal maullando muy fuerte. Muchas veces buscan superficies frías para acostarse sobre su vientre debido a que de esta manera sienten alivio.

Si una hembra gestante tuviera contacto con el vírus podría abortar o reabsorber al feto. Si no abortó, los gatitos pueden nacer con alteraciones en el cerebelo, en cuyo caso tienen problemas de orientación y coordinación, inclinan la cabeza y caminan en círculos. Según la gravedad del caso, algunos no se orientan ni para alimentarse, muriendo de hambre. Otros tienen alteraciones leves y pueden sobervivir, aunque el problema será permenente debido a que el daño en el cerebelo es irreversible.

Este virus puede sobrevivir hasta por un año en el medio ambiente y por lo tanto, un lugar contaminado puede ser fuente de infección para otros animales. Se debe desinfectar perfectamente bien todos los lugares en dónde habitó el gato enfermo, asi como su arenero, plato de comida, bebedero, juguetes, etc. aunque es preferible eliminar esos objetos.

Importante mencionar que si un gato sobrevive y se recupera de la infección, continuará eliminando el virus por la orina hasta por un año, por lo que puede contagiar a otros gatos a pesar de que ya no manifieste signos de la enfermedad. En este caso lo mejor es evitar el contacto entre los individuos recuperados y los susceptibles.

Diagnóstico:
El médico veterinario puede realizar pruebas de sangre donde se observan cambios característicos en la población de células blancas sanguíneas. También se pueden realizar exámenes fecales.

Tratamiento:
Lo más importante es controlar las infecciones secundarias y rehidratar al gato. El médico veterinario podrá escoger entre las diferentes soluciones de hidratación y los antibióticos adecuados, asi como otro tipo de terapia de soporte que puede ayudar para la recuperación.

No existe medicamento que pueda eliminar al virus, lo único que se hace es darle a la mascota los elementos necesarios para que pueda mantenerse y sobrevivir en lo que sus propias defensas libran una batalla para erradicar al agente infeccioso. Desgraciadamente, no siempre es el gato el que gana la guerra.

Prevención:
Afortunadamente para ésta enfermedad si hay vacuna. En México viene incluída en la triple / cuadruple felina, también conocida como múltiple.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript!