27 de mayo de 2013

Enfermedad parodontal

El término "enfermedad parodontal" se refiere a la inflamación de las estructuras que rodean al diente y su raíz, como las encías, los ligamentos parodontales y el hueso, lo que puede dar lugar a la pérdida de piezas dentales. La inflamación de la encía (gingivitis), el mal aliento (halitosis) y la formación de sarro son indicativas de que el gato padece esta enfermedad. Muchas personas no le dan importancia hasta que la enfermedad progresa impidiendo que el gato se pueda alimentar correctamente.
Photo credit: Alvimann from morguefile.com
¿Cómo evoluciona?
La enfermedad parodontal comienza con el depósito de la placa dentobacteriana sobre la superficie del diente. Esta placa está formada por restos de alimento, bacterias y células muertas. Con el tiempo, la placa se va mineralizando por el depósito de hidroxiapatita. La placa ya mineralizada se convierte en el cálculo o sarro dental. La presencia del sarro poco a poco va debilitando y retrayendo la encía, los dientes pierden la firmeza de su adherencia y soporte y finalmente caen.

Factore que influyen:
Las dietas blandas o húmedas favorecen el depósito de la placa. Las sales minerales que provienen de la saliva y que se depositan en la placa forman una superficie rugosa que ayuda a la adhesión de mayores cantidades de placa. También las imperfecciones que puedan tener las superficies dentales, favorecen que en ellas se depositen restos alimenticios.

Otro factor importante es la falta de limpieza rutinaria de los dientes, lo que provoca inflamación y daño en las encías.

Prevención:
Aunque existen diferencias anatómicas entre nuestra dentadura y la de los felinos, se deben lavar los dientes de los gatos. El cepillado se puede realizar con cepillos dentales infantiles o mejor aún, con los cepillos especialemente para gatos.

Las pastas de dientes para humanos no son adecuadas para la limpieza dental de nuestros gatos. Sin embargo, existen en el mercado pastas fabricadas específicamente para ellos. En caso de no conseguirlas, se puede utilizar una mezcla de bicarbonato de sodio y sal, ligeremante humedecido con agua.

La limpieza dental debe realizarse una vez por semana, salvo que el médico veterinario indique otra fecuencia.

¿Qué pasa si al gato desde pequeño no se le acostumbró al cepillado y por lo mismo no se le pueden limpiar sus dientes? En tal caso, se le debe alimentar con croquetas especiales que limpiarán automáticamente los dientes y evitar alimento blando.

Tratamiento:
El cepillado de los dientes evitará que se sigan depositando bacterias y minerales, pero no eliminará los cálculos que estén presentes. En ese caso, lo mejor es llevar al gato con el veterinario para que le realice una limpieza profesional e incluso retire piezas dentales muy dañadas que son imposibles de salvar, para lo cual se requiere de anestesia general. Después de esta limpieza, se deberá continuar con el cepillado y/o alimento especial para evitar que el problema se presente nuevamente o por lo menos, para que tarde más en aparecer.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript!