4 de octubre de 2013

Gatos viviendo con gatos

Alessa, James, Botán y Yoshi
Cuando hay un grupo de gatos viviendo juntos, se forma una estructura social con jerarquías definidas, reglas y patrones de conducta aceptados.

Una relación básica dentro de un grupo es una relación madre-hijo. Aunque algunos machos prefieren el papel de nómadas solitarios, otros se hacen animales muy paternales y llegan a encajar perfectamente dentro del patrón familiar de casa. Dentro de un grupo, los gatos se acicalarán unos a otros, se olerán las narices y se frotarán las mejillas, jugarán y dormirán juntos.

Se formarán jerarquías sociales: dentro del grupo de hembras éstas son menos rígidas, pero entre los machos el rango es estrechamente vigilado. El macho dominante manda sobre el territorio más grande, pero a diferencia de los perros dominantes, en el gato no necesariamente se apareará con todas las hembras o la mayoría de ellas.

El orden en la jerarquía social se determina mediante peleas. Siempre que llega un nuevo macho, habrá peleas. Varios machos deberán ser desafiados antes de establecer el rango final. Aunque las peleas son rápidas y violentas, nunca son a muerte. También ocurrirá pelea cuando haya hembra en celo, aunque será ella quién decida con qué macho se cruzará.

Las jerarquías entre hembras se basan sobre todo en la habilidad para criar. Mientras lactan, una gata disfruta de un nivel privilegiado y con cada camada sube un escalón en su rango social.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript!