¿Qué necesitas?

Cargando...

viernes, 3 de enero de 2014

La neumonía en gatos

El término neumonía indica la inflamación del tejido pulmonar, provocando una disminución de la capacidad respiratoria y un menor aporte de oxígeno a los tejidos.

La neumonía es una enfermedad infecciosa que se presenta frecuentemente en los gatos y que puede ocasionar un alto índice de mortalidad, sobre todo cuando los animales afectados se encuentran con las defensas bajas por la presencia de alguna otra enfermedad como la leucemia viral o por factores que causen estrés como un cambio de domicilio, llegada de otra mascota, una cirugía, encontrarse hospitalizado, etc.

Enid Densa Noche

Causas

La causa más común de neumonía en los gatos es la infección viral, siendo el Calicivirus el más común. Las bacterias con frecuencia están involucrada, pero ellas comúnmente son oportunistas, aprovechando la inflamación y daño a los tejidos que ocasionan los virus. Sin embargo, en ocasiones pueden ser las responsables directas de la enfermedad, sobre todo si se combinan con la presencia de algunos factores predisponentes, Algunos parásitos, como el Toxoplasma gondii, el Paragonimus o la Capillaria y los hongos sistemáticos como el Histoplasma o el Coccidioides pueden ser también causas de neumonía.

Aunque no son la causa primaria, los factores ambientales como el frío si pueden actuar como factores predisponentes, al favorecer el establecimiento de los agentes infecciosos. En la época de frío, el cambio brusco de temperatura y la humedad pueden favorecer la aparición de enfermedades respiratorias. 

Existen otros factores predisponentes que pueden favorecer la entrada de microorganismos nocivos, como la inhalación de humo, la aspiración de líquidos o contenido estomacal que puede ocurrir después de procesos anestésicos; la inmunodepresión ocasionada por virus o por enfermedades como la diabetes mellitus; el tratamiento con medicamentos que también bajan las defensas, como la cortisona, etc.

Síntomas

Las manifestaciones en gatos afectados son muy evidentes. La dificultad respiratoria se aprecia cuando el gato estira el cuello para respirar y lo hace por la boca, además se presenta tos con flemas, fiebre, depresión, pérdida de apetito y debilidad. Al revisar el Médico Veterinario con el estetoscopio, detectará sonidos respiratorios anormales.

Diagnóstico

Cuando se sospecha de neumonía, el Médico Veterinario puede indicar la realización de diferentes tipos de estudios. Las radiografías de tórax ayudan a identificar la gravedad del proceso pulmonar. Los exámenes de sangre, pruebas serológicas, estudios coprológicos, aspirados traqueales o la visualización de las estructuras pulmonares mediante un endoscopio, son pruebas que auxiliarán al Veterinario para obtener el diagnóstico final.

Cuidados

El Médico Veterinario será el encargado de indicar el tratamiento específico para cada caso en particular, pero hay ciertas medidas generales que se deben seguir, como el de mantener al gato bien hidratado y caliente. Algunos pacientes llegan a necesitar la administración de oxígeno, sobre todo si tienen las encías, lengua, paladar de color azul o morado o que muestren dificultad evidente para respirar.

Prevención

Deben evitarse los cambios bruscos de temperatura, la humedad y las corrientes de aire. También el calendario de vacunación del gato debe estar al corriente