9 de febrero de 2015

Cheshire, el gato que sonrie

El hecho de "crear" algo, muchas veces constituye un laberinto lleno de sorpresas. Así, en la creación del cuento "Alicia en el País de las Maravillas", el autor Lewis Carroll (pseudónimo de Charles Dodgson) crea un mundo que siendo aparentemente coherente, muestra una serie de absurdos que tienen sus propias reglas y que a la vez reflejan las situaciones sin sentido que se dan en nuestro mundo cotidiano.

Gato de Cheshire
Cuando Alicia entra en este alegre y absurdo mundo del país de las maravillas, en el capítulo "El Cerdito y la Pimienta" se encuentra en la cocina con el famoso gato de Cheshire, el gato que siempre sonrie, un carismático personaje de esta fantástica creación:
"...los únicos seres en aquella cocina que no estornudaban eran la cocinera y un rollizo gatazo que yacía cerca del fuego, con una sonrisa de oreja a oreja".
Alicia pregunta por qué el gato sonrie de aquella manera y la duquesa responde:
 - Es un gato de Cheshire, por eso sonríe.
- No sabía que los gatos de Cheshire estuvieran siempre sonriendo. En realidad, ni siquiera sabía que los gatos pudieran sonreir.
- Todos pueden, dijo la Duquesa, y muchos lo hacen.
- No sabía de ninguno que lo hiciera...

Así, a lo largo del cuento, el gato se desvanece, aparece y desaparece súbitamente a conveniencia. En otra parte del diálogo, Alicia pregunta:
-...podrías decirme por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
- Eso depende en gran parte del sitio al que quieras.
- No me importa mucho el sitio.
- Entonces, tampoco importa mucho el camino que tomes.
- ...siempre que llegue a alguna parte.
- ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte si caminas lo suficiente!.

Su conversación con el gato de Cheshire prosigue. Hay relatos fantásticos, llenos de magia, que rompen las categorías de tiempo y espacio. En otro momento, el Gato de Cheshire le dice:
 - En esa dirección, vive un sombrerero, y en aquella otra vive una liebre de marzo. Puedes visitar a quien quieras. Ambos están locos.
- ¡Pero yo no quiero ver gente loca!. 
- ¡Oh! Eso no lo puedes remediar. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.

De esta forma, en un lugar de rarezas, donde las cosas son completamente opuestas a lo que eran un día anterior o todos los días, bajo un disfraz de locura, podemos conocer a este fascinante gato que entre extraños y controvertidos diálogos, nos invita a ser niños otra vez e increíblemente nos muestra cómo muchos de los procesos y de las cosas que no tienen sentido, se parecen a varios sucesos que vivimos en nuestro mundo "real".

¿Quién hizo la primera ilustración del Gato de Cheshire?

John Tenniel
El autor fue el dibujante inglés John Tenniel (1820-1914). Se dice que aceptó ilustrar la obra porque había muchos animales y a él le gustaban. Sin embargo, resultó ser la tarea más desagradable de su carrera por las exigencias del escritor. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript!