9 de noviembre de 2015

El gato Somalí

El Somalí es un gato que se debe admirar ya que su belleza quita el aliento. Tiene una gran semejanza a una pequeña zorra, con grandes orejas, cara con máscara, y una cola muy esponjada. El aspecto salvaje del Somalí siempre llama la atención.


Los gatos raza Somalí son muy inteligentes, y aunque activos, tienen voces suaves y normalmente son tranquilos. Se comunican con sus humanos por medio de suaves maullidos y movimientos tranquilos. Son extrovertidos y sociales. Tienen un amor por la vida inmenso, les encanta jugar, pedir cariños y apapachos, y buscan la compañía humana.

Los Somalí tienen explosiones de energía varias veces al día, durante las cuales correrán por toda la casa, brincando por el aire. Arrojan pelotas y juguetes al aire, los recuperan y los vuelven a lanzar. Con la cola y el lomo arqueado, el Somalí correrá de lado como un mono, e incluso sostendrá objetos en la boca. Hábil para abrir cajones y puertas, se esconden en muchas partes. Muchos Somalíes abren llaves de agua y les encanta jugar con ésta.

Son bien proporcionados, de medianos a grandes con un desarrollo muscular firme. Su cuerpo es medio largo, muy grácil, con un manto de longuitud media, muy sedoso, que requiere pocos cuidados. El manto a menudo tiene de 3 a 9 cms de longuitud, con pelo más corto sobre los hombros. La cola es peluda y esponjada, entre los dedos tiene pelos largos. Sus ojos grandes y almendrados van desde el verde intenso hasta el cobre. El Somalí tiene un color agutí con cuatro a veinte bandas de color en cada pelo, que lo hacen parecer de color sólido. Esta raza cuenta con cuatro colores reconocidos: ruddy, rojo, azul y cervato.

Los Somalí tienen camadas pequeñas de tres a cuatro gatitos, los cuales se desarrollan lentamente. Llegan a su talla adulta completa a los 18 meses de edad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript!