12 de noviembre de 2015

El primer banco de sangre veterinario en México

En el estado de Yucatán se encuentra el único banco de sangre para mascotas de México. En el mundo hay 19 bancos de este tipo: (Cuatro en Italia y EE.UU; dos en Portugal, Polonia y Argentina; y uno en Holanda, Canadá, Brasil, Colombia y ahora México).

Los estragos provocados por la enfermedad de la erliquia en una perrita miembro de la familia Magaña Rodríguez, motivó a ésta a fundar un banco de sangre. Su mascota recibió tres transfusiones sin éxito de recuperación a causa de sangrados en nariz y oídos, inadecuados procesos de atención y 18 días de agonía. La familia se planteó el objetivo de ubicar este tipo de instituciones en las principales ciudades del país como el Distrito Federal, Guadalajara y Monterrey, sin éxito.
“Durante ocho meses nos dimos a la tarea de investigar si en algún sitio del país existía un banco de sangre veterinario, búsqueda que también incluyó Tijuana, además de descubrir que tampoco eran accesibles los reactivos para detectar enfermedades que afectan a perros como erlichiosis, filariosis, lyme y anaplasmosis”.
Apoyado por su esposa y hematóloga, Margarita Rodríguez Mejorada, una de las primeras luchas fue por encontrar los reactivos para detectar los tipos sanguíneos de los perros, pues una práctica muy frecuente de los veterinarios ha sido el realizar transfusiones directas sin conocer el tipo sanguíneo.


Su director, Jesús Magaña Martínez, dijo que el primer lugar para ubicar esta prueba fue en Estados Unidos, donde un sólo reactivo para determinar estos grupos tenían un costo de mil 600 pesos, cuando el mismo para los humanos oscila entre los 180 y 200 pesos.
“Así que ante los altos costos tuvimos que dirigirnos a Europa, donde logramos ubicar esta prueba en Francia a precio muy inferior al de Estados Unidos, así como otros reactivos que permitieran detectar si los animales están libres de erlichiosis, filariosis, lyme y anaplasmosis”.
Un segundo problema se orientaba a la búsqueda de donadores, ya que sumado a la carencia de ellos, por cada 10 perros que se encuentran en aparente estado físico adecuado para donar, una vez realizadas las pruebas, siete presentan enfermedades, por lo que se convierten en pacientes.


Todo posible donador debe ser un animal con un peso mayor a 25 kilogramos, cuya edad oscile entre uno y ocho años, además de estar vacunado y desparasitado.

El banco de sangre veterinario ha realizado envíos de concentrado eritrocitario, plasma y plaquetas a Monterrey, Ciudad de México, Guadalajara, Tijuana, Ensenada, Estado de México, Quintana Roo y Campeche.

En promedio, un perro de tamaño mediano o grande requiere de una unidad de sangre, pero en el caso de razas pequeñas, se preparan dosis pediátricas.
“Consideramos que estamos siendo un parteaguas en la medicina veterinaria y acortando una brecha de 40 años, razón por la cual la Cofepris -Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios- aprobó que seamos el primer Banco de Sangre Veterinario del país”.
“Somos un banco en crecimiento y nuestro esfuerzo se concentra en buscar más donadores, ya que una sola unidad de sangre de perro -450 mililitros- y de gato -43 mililitros- es posible salvar tres vidas”.


Banco de Sangre Veterinario del Sureste:
banco.sangre.veterinario@gmail.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript!